La historia de la falsa vía

Aunque no he hablado aún de nuestra segunda FIV hago este inciso para explicar qué ocurrió en la transferencia, ya que para la segunda volvió a ocurrir lo mismo, muy a nuestro pesar.

En la primera cita que tuvimos en la clínica de reproducción, la doctora realizó a la parienta la “prueba de transferencia”. Introdujo la cánula sin ningún problema, sin causarle la más mínima molestia. De ahí que sospecháramos que o bien la prueba no había sido bien practicada o que los ovarios, como consecuencia de la medicación, se habrían movido y a su vez desplazado el cuello del útero. Esta segunda opción no era descabellada porque antes de iniciar el tratamiento, cuando fue intervenida para quitar los focos de endometriosis, el cirujano lo encontró de esa forma, los dos ovarios pegados al útero y por tanto, éste desplazado.

El problema que se encontraron en la transferencia fue que el cuello del útero presentaba una curvatura muy pronunciada y la cánula, al encontrar esta curva, no giraba más y si forzaban corrían riesgo de perforar la pared del cuello. De ahí que en el primer intento forzaron un “poco más de la cuenta” y apareció el sangrado que me produjo el amarillo.

En la cita “fin de ciclo” la doctora no supo explicarnos el origen de esa curvatura, refiriendo únicamente que debía ser de nacimiento y, por tanto, su posición normal en la parienta. Mirándolo por el lado bueno descartábamos que la medicación hubiera “alimentado” la endometriosis y hubieran aparecido nuevos focos pero, ¿y si la parienta presentaba esta curvatura al inicio del ciclo por qué no había sido detectada en la prueba de la transfer? Se hizo el silencio, nos cambió de tema. Por más que insistimos, nada, echando balones fuera, “yo no estuve en la transferencia” , decía (¡Mentira! Cuando yo estaba esperando en la otra habitación recuperándome de mi mareo la vi pasar, se ve que llamada por las doctoras que estaban en plena faena…). No quisimos discutir con ella, bastante habíamos pasado como para escuchar más excusas, sólo queríamos irnos, descansar y cuando estuviéramos recuperados, empezar otra vez.

Segundo ciclo, primera cita. La consulta fue con la misma doctora que nos llevó el primer ciclo y, por tanto, sabía en la situación que nos encontrábamos. Lo primero que hizo fue invitar a la parienta a subir al “potro” para una nueva prueba de transfer. Cogió la cánula y voilà, ¡a la primera! Como ni ella se lo creía dijo, “voy a probar otra vez, para que veáis lo bien que entra”, y así fue. Después otra vez más, de una forma algo exagerada, para que nosotros comprobásemos que sí, que la cánula entraba. Sin dolor, ni molestias… sin dificultades. Fue corriendo a su ordenador y nos dio la impresión que debió dejarlo todo escrito, como justificándose ante quien leyera el historial que ella hizo bien su trabajo en la primera FIV (después veremos que no fue así).

El día de la transferencia del segundo ciclo no las teníamos todas con nosostros. No podíamos dejar de pensar si ocurriría lo que en la primera FIV. Y ocurrió: tras un rato de pruebas inútiles y después de causarle mucho dolor deciden posponer la transferencia y repetirla con sedación. Como la parienta había bebido un zumo y agua para llenar la vegija cara a la transferencia, la anestesióloga dijo que debían pasar unas cinco horas mínimo hasta que se pudiera realizar. Cinco horas que finalmente fueron seis, esperando en la sala de espera de la clínica, desde primera hora de la mañana hasta pasado el mediodía. Inhumano.

La doctora que practicó la transferencia vino a hablar conmigo para contarme cómo había transcurrido todo. Me contó que la cánula, al llegar a la curvatura del cuello del útero, se desviaba hacía una “falsa vía”. Que tuvieron que probar con varias cánulas hasta que finalmente, con mucha dificultad, consiguieron entrar y depositar los embriones. Que esa “falsa vía” quizás fue la que encontró la doctora en la prueba y, excediéndose en confianza, dio por buena.

Llegamos a la cita de fin de ciclo con la doctora que nos había tratado hasta el momento y había realizado la prueba. Más excusas. Ahora la “falsa vía” que le había engañado en la prueba. Algo tan fácil de haber detectado si además de introducir la cánula hubiera seguido la trayectoria con el ecógrafo para comprobar que no estaba llegando al interior del útero, pero eso lo sabemos hoy.  Cara a un futuro nuevo ciclo prescribe que se realice una histeroscopia para comprobar el estado en que se encuentra el cuello del útero y para una posible dilatación del mismo.

Nosotros ya habíamos pedido cita con el ginecólogo antes de que nos mandara la prueba así que todo fue rápido. En consulta confirma que la endometriosis sigue “parada” y no existen nuevos “focos” ni “quistes”. Nos da cita para la histeroscopia.

Recientemente hicimos la prueba. Pensamos que la anestesia sería general, al menos eso entendimos los dos en consulta, pero no, hasta que no entró en quirófano la parienta no supo que le aplicarían anestesia raquidea. A la pobre no le quedó otra que “presenciar” todo lo que le hacían. Al menos tuvo información de primera mano. Y sólo unos días atrás nos dan el informe con el resultado de la histeroscopia: “Canal cervical en anteversión forzada con cavidad muy en anteversión” y lo que en la clínica de repro llamaba “falsa vía”, “perforación que no llega a atravesar pared del cuello uterino probablemente provocada en la primera transferencia embrionaria”. A lo primero nos explica el ginecólogo que ya sabiéndolo no debe haber problema en la transferencia, sólo deben cambiar la forma en la que introducen la cánula y sobre todo, que la doctora que la vaya a practicar, “ensaye” en las visitas de control. Respecto a lo segundo, que no nos preocupemos, que según vieron en la histeroscopia ya estaba casi cicatrizado. Además queda el cuello del útero dilatado, lo que facilitará más las cosas para el futuro. Finalmente recomienda que dejemos un tiempo para que todo cicatrice bien, ya que durante la prueba tomaron varias muestras para su análisis. Perfecto porque teníamos pensado empezar después del verano.

Espero que ahora quede todo bien explicado y pueda servir de ayuda a quien, en algún momento dado, se encuentre en un caso similar. Nosotros a veces pensamos que cometimos el error de empezar el segundo ciclo sin haber comprobado qué ocurrió en la primera transferencia, pero los “profesionales” son ellos, y por ellos nos guiamos en su día. Ahora bien, para la siguiente cita vamos con la “escopeta cargada” y con nuestro informe en la mano, “¿conque falsa vía, no?

Por otra parte, agradeceros a todas las que estáis comentando y siguiendo el blog. Aún espero la visita del primer “marío” 😉  Un abrazo.

Anuncios

12 comentarios

  1. Mi osteópata me comentó que la mayoría de muebres tenemos el útero en anteversión por lo que deberían tener mucho cuidado en las transfes.
    A mí también me duele muchísimo cuando me las hacen o cuando prueban, pero en la segunda transfe lo hicieron diferente y probaron con un catéter especial, muy flexible, que se queda dentro y por ahí introducen la cánula con los embriones. En mi caso lo tengo desviado hacia la izquierda así que eso es lo que ellos deben tener presente, hacia dónde gira para hacer el mismo movimiento, pero manda narices que llegasen a provocarle una perforación. Es acojonante!
    Espero que en el siguiente ciclo lo consigáis.
    Un saludo!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. En las dos transfers utilizaron varios tipos de catéter (flexibilidad, marcas…) pero nada. Después de la histeroscopia nos dijeron que con el informe la doctora que hiciera la siguiente transfer tendría el “gps” para que la cánula pueda entrar sin dificultad. Gracias y ojalá tengas razón. Un abrazo.

      Me gusta

  2. Que fuerte! Espero que el ciclo que empecéis vaya estupendamente y no haya más barbaridades. Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias. Esperemos que todo vaya bien. De todas formas “no vamos a dejar pasar ni una”, que bastantes van ya… Un abrazo.

      Me gusta

  3. Mamaalcuadrado · · Responder

    Que fueeeeerte!!! Si cuando las cosas se complican … La mejor de las suertes para el próximo ciclo!!!
    En cuanto a recibir la visita de algún marío … El mío no quiere ni oír hablar de mi blog así que con eso te lo digo todo … Te felicito por dar este paso y contar la historia desde la perspectiva masculina, muy enriquecedor de verdad!

    Le gusta a 1 persona

    1. Totalmente entendible. A mi no me gustaba que la parienta consultase blogs y foros sobre infertilidad, prefería guiarme únicamente por lo que los profesionales nos decían… pero cada visita a consulta surgían nuevas dudas (durante el tratamiento, las pruebas, los precios, los medicamentos – cómo abrir el dichoso bote de suero de Menopur – , lo que nos incluía el seguro y lo que no…) y al final si no llega a ser por lo que la gente comparte por aquí no hubiéramos sacado nada en claro… así que no me quedó otra que pasarme a “este lado”, primero como lector y ahora con mi propio “proyecto” de blog.
      Gracias por el apoyo. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  4. Puffff menos mal que he leído tu blog porque yo tengo el útero en retroversión, osea, hacia atrás y en la S. Social la única eco que me han hecho fue vista y no vista, vamos que creo que ni me había colocado bien en el potro…..se lo tengo que recordar no vaya a ser que tengamos una mala experiencia.

    Mucho animo en el siguiente intento y no tardes en contarnos el momento “extracción de la muestra” en el hospital, que no le quito merito, que debe ser complicado y normal que algunos se bloqueen.

    un abrazote

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por todo. Prontito más entradas, las vacaciones me quitan mucho tiempo, jejeje. Respecto a lo de la prueba de transfer, si tienes opción, no está de más en que la repitan, pero en principio no debería haber ningún problema. Saludos y un abrazo!

      Me gusta

  5. indiamamaluchando · · Responder

    Pero por favor!!!! nosotros nos dejamos guiar por la profesionalidad y no esperamos nunca esto, que odisea!!
    solo puedo deciros que me alegro inmensamente de que hayan dao con la “tecla” y no le vuelvan a hacer eso a la parienta ni a ti.
    Suerte en el próximo ciclo, me quedo aquí con vosotros, un gran abrazo!!

    Me gusta

  6. […] comprobó que tuviera la vejiga llena y luego introdujo el especulo, En ese momento me acordé de Mario y los problemas tan horrorosos que tuvo su chica con la cánula. Y como a mi en ningún momento mi […]

    Me gusta

  7. […] así, para entrar más tranquila y no enterarse de nada. Entiendo su situación, después de las dos anteriores. Yo me lo perderé todo y seré quien pase los nervios por los […]

    Me gusta

  8. […] Un rato después ya estábamos en quirófano. Sí, en el quirófano porque la transferencia estaba programada para ser realizada de forma natural y, en caso de dificultades, sedar a Parienta, como en ocasiones anteriores, pero esta vez con todo preparado y Parienta sin haber ingerido alimento desde la noche anterior, para evitar lo ocurrido en anteriores transfers. […]

    Me gusta

¿Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: